Park Güell – Zona Monumental

Entrada principal
Entrada principal

Hace mucho tiempo que no iba al icónico Park Güell de Gaudí y de hecho es mi primera visita desde que empezaron a cobrar entrada (en octubre de 2013) para acceder a la Zona Monumental del recinto. La verdad es que salvo por los puntos de acceso y la presencia de más personal no ha cambiado en mucho… eso sí, ya no hay músicos ni artistas bajo la Sala Hipóstila o en la plaza principal, pero sigue siendo espectacular y claro, sigue estando lleno de turistas. Si resides en Barcelona puedes ahorrarte los (en mi opinión) excesivos 8 euros de la entrada si te registras gratuitamente en Gaudir + BCN y además muchas de las partes más bonitas y emblemáticas del parque como el viaducto, el Calvario con sus tres cruces y la Casa Trias están en las zonas de acceso libre. Aunque iba por trabajo y no tuve mucho tiempo, hice algunas fotografías para recordarme que no tengo que dejar pasar tanto tiempo antes de volver a visitarlo!

Sala Hipóstila
Sala Hipóstila
Trencadís de la escalinata
Trencadís de la escalinata
Plaza
Plaza
La vista desde el banco ondulante
La vista desde el banco ondulante
Turistas en la escalinata
Turistas en la escalinata
Banco ondulante sobre la entrada
Banco ondulante sobre la entrada
Trencadís banco ondulante
Trencadís banco ondulante
El dragón de la escalinata
El dragón de la escalinata

Una buena vista…

El sol se oculta tras La Sagrada Familia

Ayer publiqué un post con fotos dentro de La Sagrada Familia… así que hoy hago uno para verla desde afuera. Creo que nunca dejará de impresionarme llegar a este lugar bajando desde el Hospital de Sant Pau por la Avinguda de Gaudí, así va apareciendo poco a poco en toda su majestuosidad. Además cuando atardece el sol se oculta tras el templo (si tomas esta ruta), definiendo aún más la famosa silueta de las torres.

La Sagrada Familia por dentro

Puedes quedarte admirando esta genialidad por horas.

La Sagrada Familia es probablemente el símbolo de Barcelona. No hay quien pase por la Ciudad Condal sin llevarse una foto de recuerdo de la obra maestra de Antoni Gaudí… pero no todo el mundo entra. Las largas colas, la falta de tiempo o los dolorosos 13 euros que cuesta la entrada (sin incluir subir a las torres o la audioguía) son motivos suficientes para que los visitantes se conformen con admirar las dos fachadas y hacer malabares con la cámara para que no se quede ningún pedacito fuera de la foto.

Pero… ¿vale la pena entrar? ¿hay mucho para ver adentro?

Yo diría que sí. Esto no quita que los 13 euros me parezcan muy excesivos, pero si te parece impresionante por afuera entonces te va a encantar cuando estés adentro. Empezando porque podrás ver más de cerca todos los detalles de las fachadas, especialmente los que están sobre las entradas y una vez  que pases las puertas seguro te llevarás una impresión brutal.

Detalle de el altar principal.
Las sombras y luces son un espectáculo.
El sol hace magia con los mosaicos.

Si te decides a pagar los 13 euros, vale la pena hacer el esfuerzo y poner 4 euros más para la audioguía o la visita guiada, nada de lo que verás está ahí por simple casualidad o capricho (subir a las torres me parece que si se puede dejar pasar, además las colas suelen ser muy largas)… Gaudí era un genio y cuando descubres la funcionalidad o historia de cada cosa te aseguro que el amor por la obra se multiplicará por 10. Si no tienes tanto dinero, siempre está la opción de acercarse disimuladamente durante un rato a algún grupo de turistas con guía y escuchar al menos un poco de la explicación 😉

Es enorme.
Hasta la luz es genial.
Hay gente de todas partes.

Un par de veces al año La Sagrada Familia ofrece jornadas de puertas abiertas, como por ejemplo los sábados de enero y durante las Fiestas de La Mercè en septiembre, así que hay que estar atentos para no dejar pasar estas milagrosas oportunidades. Me parece que a última hora de la tarde es el mejor momento para visitarla, porque ya se han ido los grupos grandes de turistas y las colas no son tan largas… aunque en verano parece estar a reventar en todo momento. Una vez adentro, si quieres hacer fotos es más que recomendable un gran angular pero en caso de no tenerlo, maniobras como acostarse en el piso o arrodillarse para ganar ángulo no serán permitidas por los guardias de seguridad…

Si tienes planeado venir a Barcelona y te gusta el rollo arquitectónico o eres fan de Gaudí, guarda unos euros para entrar… o si ya has estado pero ha pasado algo de tiempo, también es recomendable. Yo entré por primera vez a principios del 2009 y luego ahora hace poco en el 2012 y la verdad es que se aprecia mucho el cambio y descubres cosas nuevas… no sé cuando la visitaré de nuevo, pero ya me considero afortunado de haber poder estado ahí dos veces.  Yo de vez en cuando me pregunto si la veré terminada dentro de (en teoría) 14 años.

Detalles de una de las puertas.
Si alzas la vista siempre verás algo nuevo.
No importa hacia donde hagas fotos, todas quedarán buenas.